Artículo de Antonio Fernández Ruiz, CIO de Fullstep


En el proceso de transformación digital que todas las empresas están ejecutando o al menos están pensando en llevar a cabo, la clave no es la pura digitalización, a la que las empresas, en mayor o menor medida ya han llegado. La digitalización es un paso previo a la verdadera transformación digital, que no es un evento de un solo paso, sino un camino gradual de mejora continua, basado en el análisis y mejora de cada proceso, producto o servicio, que puede llevar no solo a la automatización de los procesos existentes para optimizar la cadena de valor actual, sino incluso a modificar el modelo de negocio para generar formas nuevas de proporcionar valor al cliente.

En este proceso de repensar el negocio, donde se nos bombardea cada día con cientos de mensajes sobre industria 4.0, inteligencia artificial, robótica, etc, me gustaría poner el foco en una tecnología que va a cambiar la forma en que las empresas se relacionan con sus proveedores, sus clientes, la administración/gobierno y la banca, por lo que los Dptos. de Compras deberían poner su foco cuanto antes para visualizar cómo y dónde aprovecharla. Esta tecnología se conoce como cadena de bloques o blockchain.

En esencia, blockchain es un sistema de libro mayor contable, de arquitectura distribuida (peer-to-peer) que usa un algoritmo que gestiona bloques de información ordenados y conectados, con tecnologías de seguridad y criptográficas para garantizar su integridad. Cuando hablamos de integridad lo hacemos en un sentido amplio: integridad de los datos, integridad de los procesos y seguridad. Se puede decir que blockchain es un libro donde se anotan transacciones respetando un orden, garantizando la integridad de los datos y la ausencia de colisiones en la escritura al ser un sistema distribuido.

La distribución de la información se realiza en diferentes nodos para huir de la centralización y validar transacciones por consenso entre los nodos. La arquitectura distribuida ya la puso de moda Napster en su momento y es la conocida como peer-to-peer (igualdad entre pares) que ha sido capaz de revolucionar toda la estructura del negocio de la música.

El caso más extendido de uso de esta tecnología es, sin duda, la gestión de la propiedad de un bien, sea digital o no, pero el caso más famoso es Bitcoin, la criptomoneda que ha demostrado que se puede crear una moneda ampliamente aceptada sin el concurso de ninguna administración central que la gobierne.

Los conceptos de garantía de integridad junto con la arquitectura distribuida peer-to-peer han creado una excitación enorme porque visualizan la oportunidad de transformar completamente muchos negocios eliminando la intermediación. Cualquier negocio necesita garantizar la propiedad y la integridad de las transacciones y eso hasta ahora necesitaba siempre un intermediario central que actuaba como árbitro de confianza. Si se eliminan esos intermediarios los costes bajan y los procesos pueden ser más eficientes.

Aplicaciones Blockchain

Desde un punto de vista práctico, las aplicaciones blockchain se implementan de forma parecida a las aplicaciones actuales que atacan una base de datos. Las aplicaciones blockchain descentralizadas, en vez de interactuar contra una base de datos, lo hacen comunicando y ejecutando su lógica contra un libro mayor digital determinado, por ejemplo, Ethereum. Un libro mayor digital consta de una red descentralizada de nodos peer-to-peer. Todos estos nodos mantienen una copia del almacén de datos y ejecutan una máquina virtual para soportar las operaciones contra el libro mayor y mantener el consenso. Toda esta arquitectura tecnológica sofisticada ya está disponible en la práctica y se usa en diferentes aplicaciones entre las que cabe destacar: pagos y transferencias, criptomonedas, micropagos demasiado costosos usando medios tradicionales, gestión de activos digitales, identidad digital, servicios de notaría, auditoría, gestión de impuestos, voto digital, historias clínicas, etc.

En una vuelta de tuerca adicional sobre el concepto clásico de blockchain como libro digital de transacciones distribuido (Blockchain 1.0, según algunos lo definen) ha surgido en los últimos años la idea de no incluir en un bloque de la cadena sólo información de la transacción sino información más amplia como objetos, acciones y condiciones o, lo que es lo mismo, código ejecutable bajo ciertas condiciones. Esto es lo que se conoce como contratos inteligentes o smart contracts.

Desde un punto de vista técnico, los contratos inteligentes no son más que programas escritos en un lenguaje específico de blockchain que se autoejecutan cuando se disparan unas condiciones, lo que hace que blockchain pase de ser un sistema distribuido de registro de transacciones (1.0) a un sistema distribuido de máquinas virtuales que ejecutan contratos inteligentes (blockchain 2.0). Esta flexibilidad nos hace pensar en posibilidades muy realistas de usar contratos inteligentes para describir muchos contratos del mundo real como pagar alquileres de forma regular, repagar créditos, gestionar compraventa de valores en mercados financieros, pagos de incidencias de seguros en ocurrencias de daños, pagos automáticos en hitos de aprovisionamiento, etc. Por supuesto, todo de forma automática y sin necesidad de confianza previa entre las partes. Imaginemos, un paso más allá, que ese código automático del contrato no es completamente procedural sino generado por autómatas o agentes inteligentes. ¿No sería este un camino ideal para la introducción de la inteligencia artificial?

El gran reto de las empresas va a ser compartir información y procesos con sus proveedores y clientes para maximizar la eficiencia y optimizar los costes. Blockchain y los contratos inteligentes son tecnologías claves en ese objetivo. Los Departamentos de Compras deberían liderar esta transformación del negocio como mínimo en todo lo concerniente a los proveedores por lo que conocer la tecnología y las herramientas disponibles para su implantación será imprescindible para maximizar su valor internamente.

El Banco Mundial ha publicado recientemente su último Índice de Desempeño Logístico, (LPI), en el que sitúa a España en el puesto 17 de los 160 países analizados, muy cerca de Estados Unidos o Francia, en los puestos 14 y 19 respectivamente. Esto supone un importante avance para el sector español desde la primera edición de 2007, que partía de el puesto 26, y en la edición anterior de 2016, que se situaba en el 23.

Los primeros puestos de esta sexta edición del LPI están ocupados por prácticamente los mismos países de años anteriores: Alemania, Suecia, Bélgica, Austria, Japón, Holanda, Singapur, Dinamarca, Reino Unido y Finlandia. De los 30 países con mejor desempeño, 24 son miembros de la OCDE, y entre los diez primeros se incluyen países pertenecientes al grupo de ingreso alto de Europa.

Por el contrario, los 10 países con peor desempeño son principalmente países de ingreso bajo y mediano bajo. Se trata de economías frágiles afectadas por conflictos armados, desastres naturales e inestabilidad política, o países sin litoral que, por su geografía o sistemas basados en economías de escala, tienen problemas para conectarse a las cadenas de suministro mundiales, tal y como describen desde la organización internacional. Así, países como Sierra Leona, Nigeria, Burundi, Angola y Afganistán, figuran en los últimos puestos.

Conectarse para Competir
El Índice de Desempeño Logístico, se incluye en el informe que cada dos años realiza el Banco Mundial, Connecting to Compete (Conectarse para competir), por la importante relación que existe entre comercio y logística. El informe evalúa a los países sobre la base de una serie de indicadores, mientras el índice, que tiene en cuenta factores como la competencia y las habilidades en materia de logística, la calidad de la infraestructura comercial, el precio de los envíos internacionales y la frecuencia con que los fletes llegan a tiempo a su destino, ayuda a los Gobiernos a monitorizar su progreso a lo largo del tiempo y comparar su desempeño respecto de países similares.

Tal y como señalan desde Banco Mundial, en el caso de determinados países, el desempeño logístico es clave para su crecimiento económico y de competitividad. Una logística ineficiente aumenta el costo de hacer negocios y reduce el potencial de su integración con las cadenas de valor mundiales. El daño puede ser particularmente alto para los países en desarrollo que tratan de competir en el mercado mundial. Los Gobiernos pueden usar el IDL para comprender mejor el vínculo entre la logística, el comercio y el crecimiento, y para determinar qué leyes deben promulgar para competir a nivel mundial.

Así, desde 2007 y de manera sistemática, los países de ingreso alto, en particular los de Europa occidental, se posicionan como líderes mundiales en el campo de la logística.

Fuentes: Banco Mundial, Cuadernos de Logística 

Según el indicador adelantado elaborado por el INE, la inflación anual estimada del IPC en agosto de 2018 es del 2,2%. Este indicador proporciona un avance del IPC que, en caso de confirmarse, supondría el mantenimiento en su tasa anual, ya que en el mes de julio esta variación fue del 2,2%.

En este comportamiento destaca la subida de los precios de la electricidad. También influye que los precios de los carburantes (gasoil y gasolina) han aumentado menos este mes que en agosto de 2017.

Por su parte, la variación anual del indicador adelantado del IPCA se sitúa en agosto en el 2,2%. Si este dato se confirma, la tasa anual del IPCA disminuiría una décima respecto al mes anterior.

Los precios de consumo registran en agosto una tasa del 0,2% respecto al mes de julio, según el indicador adelantado del IPC.

Por su parte, la variación mensual del indicador adelantado del IPCA se sitúa en agosto en el 0,1%.

Fuente: INE 

Los datos de la encuesta Flash del Índice PMI indicaron que la economía de la zona euro volvió a perder ímpetu al principio del tercer trimestre, después de un breve repunte en junio. Aunque la tasa de crecimiento siguió siendo relativamente robusta en julio, una debilitación de los nuevos pedidos recibidos y una reducción de las expectativas de actividad comercial futura se sumaron al panorama pesimista. Entretanto, las presiones de los precios siguieron elevadas, aunque se atenuaron ligeramente respecto de junio.

A juzgar por la lectura de julio del Flash del Índice PMI® Compuesto de la Actividad Total de la Zona Euro de IHS Markit (basado en aproximadamente el 85 % del total de respuestas habituales), el índice PMI Compuesto cayó de 54.9 registrado en junio a 54.3. Esta última lectura fue la segunda más débil desde noviembre de 2016 y apenas superó la mínima reciente registrada en mayo pasado.

La producción manufacturera aumentó a un ritmo igual al de junio, cuando registró su mínima en 19 meses, mientras que el crecimiento de la actividad del sector servicios se atenúo frente a la máxima de cuatro meses registrada en junio, indicando la segunda expansión más lenta del último año y medio.

Un deterioro del crecimiento de los nuevos pedidos sugiere que la tasa de expansión podría volver a ralentizarse en agosto. El resultado de ambos sectores juntos para julio señaló el menor incremento de los nuevos pedidos desde octubre de 2016.

Los volúmenes de pedidos recibidos por las fábricas fueron los más bajos en casi dos años, mientras que el aumento de los nuevos pedidos recibidos en el sector servicios fue el segundo más bajo del último año y medio.

En el sector manufacturero, la ralentización del crecimiento de las carteras de pedidos se debió en parte a un menor aumento de los pedidos para exportaciones, puesto que los nuevos pedidos procedentes del exterior registraron el aumento mensual más reducido desde agosto de 2016, y el ritmo de crecimiento se ralentizó marcadamente desde la boyante aceleración registrada a comienzos de año.

La reducción en los volúmenes de nuevos pedidos recibidos hizo que los pedidos pendientes de realización aumentaran a un ritmo más lento. La encuesta de julio registró la menor acumulación de pedidos pendientes desde septiembre de 2016. Un crecimiento más lento de los pedidos pendientes suele generar una reducción de la contratación y, en consecuencia, la creación de empleo se moderó en julio. De todos modos, la tasa de aumento en general de las plantillas en julio siguió sólida a juzgar por los niveles del estudio en los 20 últimos años, situándose sólo un poco por debajo de la observada en la primera mitad del año, lo que sugiere que en general las firmas siguieron con ánimo de contratar.

No obstante, sumándose a los indicios de que el crecimiento de la actividad y la contratación pueden seguir ralentizándose, las expectativas de actividad comercial futura se redujeron hasta su mínima de 20 meses. El optimismo se recuperó algo en el sector manufacturero, tras decaer hasta su mínima de 31 meses en junio, pero se desplomó hasta su mínima desde noviembre de 2016 en el sector servicios. El crecimiento de la compra de insumos en el sector manufacturero también se redujo hasta su mínima en 22 meses, puesto que las firmas recortaron sus planes de producción.

Mientras tanto, las presiones de los precios se han atenuado, aunque siguieron elevadas. Los indicadores de inflación de los costes de la encuesta Flash del índice PMI se relajaron ligeramente tanto en el sector manufacturero como en el de servicios, pero el índice global sólo se redujo modestamente frente al de junio, registrando su tercer nivel más elevado de los últimos siete años.

Las firmas siguieron indicando alzas generalizadas de los precios del combustible y otros insumos derivados del petróleo, junto con incrementos de los costes de metales como el acero y, en algunos países, un aumento de las presiones de los costes laborales. Los aumentos de precio de las materias primas a menudo volvieron a estar vinculados con las tarifas, las guerras comerciales y las demoras y escasez en las cadenas de suministro mientras que se indicó un nuevo alargamiento generalizado de los plazos de entrega de los proveedores, notablemente de los de China.

Los precios medios de venta de productos y servicios volvieron a aumentar a medida que las compañías con frecuencia intentaron repercutir el alza de los costes a sus clientes. El último aumento de los precios fue más débil que la máxima de cuatro meses observada en junio aunque de todos modos fue uno de los más altos observados en siete años. La inflación de los precios de los productos siguió siendo más elevada que la de los servicios, aunque esta última fue digna de mencionarse pues ha sido una de las más marcadas de la última década.

En el análisis por países, un crecimiento más rápido en Alemania contrastó con una ligera ralentización en Francia. En el resto de países, el crecimiento fue el más débil de 21 meses, cayendo a niveles aún más bajos tanto en el sector manufacturero como en el sector servicios.

La tasa de crecimiento de la economía del sector privado en Alemania se recuperó de su mínima de 20 meses registrada en mayo hasta su máxima de los últimos cinco meses, impulsada por un incremento más fuerte de la producción manufacturera. Sin embargo, en Francia se ha registrado la segunda expansión más débil de los últimos 18 meses, debido a que la economía francesa estuvo afectada principalmente por un sector manufacturero casi paralizado.

La facturación del comercio electrónico en España ha aumentado en el cuarto trimestre de 2017 un 28,1% interanual hasta alcanzar los 8.526 millones de euros, según los últimos datos de comercio electrónico disponibles en el portal CNMCData. Esto supone que en 2017 se superaron los 30 mil millones de euros en el año 2017, un 25,7% más que el año anterior.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la CNMC, informa que los sectores de actividad con mayores ingresos han sido las agencias de viajes y operadores turísticos, con el 11,3% de la facturación total; el transporte aéreo, con el 7,5% y las prendas de vestir, en tercer lugar, con el 7,1%.

En cuanto al número de transacciones, en el cuarto trimestre de 2017 se han registrado más de 154 millones de transacciones, un 31,5% más. Los juegos de azar y apuestas lideran el ranking por compraventas (6,8%).

Respecto a la segmentación geográfica, las webs de comercio electrónico en España se han llevado el 50,2% de los ingresos en el cuarto trimestre de 2017. El 49,8% restante se corresponde con compras con origen en España hechas a webs de comercio electrónico en el exterior.

El saldo neto exterior (la diferencia entre lo que se compra desde el extranjero a sitios webs españoles y lo que se compra desde España al extranjero) arroja un déficit de 3.073 millones de euros.

Por número de transacciones, el 40,5% de las compraventas se registran en webs españolas y el 59,4% en webs del extranjero.

Los datos aportados por la CNMC indican que el volumen de negocio de las transacciones con origen en España y dirigidas hacia el exterior ha sido de 4.247 millones de euros, un 36,8% más que en el cuarto trimestre del año anterior. El 93,1% de las compras desde España hacia el exterior se dirigen a la Unión Europea, seguidas de Estados Unidos (2,3%).

Las ramas de actividad con mayor volumen de negocio desde España hacia el exterior son el trasporte aéreo (un 8,2%), las prendas de vestir (8,0%) y la suscripción de canales de televisión (un 6,2%).

Por su parte, las ventas desde webs españolas hacia el exterior se han situado en una facturación de 1.174 millones de euros, un 36,0% más que en el cuarto trimestre del año anterior. El 70,1% de las compras desde el exterior proviene de la Unión Europea.

Asimismo, las áreas de actividad relacionadas con el sector turístico (que agrupa las agencias de viajes, transporte aéreo, transporte terrestre, alquiler de automóviles y los hoteles) acaparan el 65,0% de las compras que desde el extranjero se hacen en webs de comercio electrónico españolas.

Los ingresos de comercio electrónico dentro de España (compras hechas en España a webs españolas) han aumentado un 15,5% interanual hasta los 3.105 millones de euros. El sector turístico supone el 27,9% de la facturación dentro de España, seguido de los espectáculos artísticos, deportivos y recreativos (7,6%) y las prendas de vestir (6,4%).

Fuente: CNMC

Scoobic, un vehículo 100% eléctrico diseñado para solucionar los problemas de reparto en las grandes ciudades, ha sido una de las startups ganadoras del Reto Lehnica, concurso de proyectos innovadores impulsado por Correos, que este año ha celebrado su segunda edición. Este vehículo, tiene como objetivo revolucionar el reparto en los núcleos urbanos, para mejorar las ciudades, y dignificar y facilitar el trabajo de los repartidores.

Gracias al Reto Lehnica, Scoobic recibirá una ayuda económica de 30.000€ durante un año. Además, tendrá acceso libre y exclusivo a la infraestructura y servicios de CorreosLabs.

Otras startups galardonadas en esta segunda edición del Reto Lehnica han sido Bacan, DotGis, Pleneat y Recognai.

Scoobic une la agilidad y rapidez de una moto, para solucionar los actuales problemas de logística en las grandes ciudades (last mile / última milla). Con una capacidad de carga de 1.000 l. y 750 kg, se sitúa como el vehículo idóneo para cualquier tipo de reparto, al poder acceder, además, a las calles peatonales, gracias a la posibilidad de convertirse en una carretilla. Además, tiene un límite de autonomía de 300 kilómetros.

Destaca por ser un vehículo “000 emisiones”: cero humos, cero atascos y cero ruidos. Cuida al máximo el medioambiente a través de un sistema de limpieza que filtra las partículas de carbono y emite aire limpio. Es capaz de limpiar y filtrar, en 8 horas de reparto, más de 20.000 metros cúbicos de aire, lo que significa que 100 vehículos podrían purificar más de 2.000.000 de metros cúbicos de aire al día. Además, cada una de las unidades lleva incorporado un desfibrilador, lo que hace de este vehículo también un instrumento concebido para salvar vidas, ya que, a través de una sencilla App, los repartidores podrán atender, en función de su cercanía, a cualquier persona que haya sufrido una dolencia cardíaca.

Basado en el B2B, el modelo de negocio de Scoobic se centra en la relación directa con las compañías suministradoras de flotas de vehículos.
Y centra su el objetivo de fabricar los vehículos en Dos Hermanas (Sevilla) para generar, de esta forma, empleo y riqueza en la zona.

Según informa el Ministerio para la Transición Ecológica, el Consejo de Ministros acaba de aprobar el programa de apoyo financiero a proyectos de I+D+i en el ámbito de la Industria Conectada 4.0.

Esta iniciativa concederá 30 millones de euros en préstamos en 2018 a proyectos dirigidos a la transformación digital de la industria manufacturera: investigación industrial, desarrollo experimental e innovación en organización y procesos.

Las áreas temáticas que contempla el programa abarcan desde el tratamiento masivo de datos hasta la robótica avanzada. En la práctica supone potenciar la investigación en aplicaciones que usan la información recogida en la cadena de producción, visualización de datos, nuevos procesos de impresión 3D, robótica colaborativa persona-máquina, y proyectos de realidad aumentada y virtual.

Las iniciativas seleccionadas accederán a préstamos reembolsables a 10 años, (3 de carencia y 7 de amortización) con tipo de interés cero. Desde la resolución de la concesión se otorga un plazo de dieciocho meses para realizar las actuaciones.

Entre los gastos financiables por el programa se encuentran los costes de personal, instrumental, material inventariable, y costes de investigación contractual.

 

 

El sector servicios español se mantuvo muy dentro del territorio de crecimiento en junio, a pesar de que los ritmos de expansión de la actividad y de los nuevos pedidos se ralentizaron ligeramente desde mayo. El empleo continuó aumentando a una de las tasas más rápidas de los últimos once años.

Mientras tanto, la tasa de inflación de los costes se aceleró hasta la más fuerte en casi una década debido a unos mayores costes del combustible y del personal. Los precios cobrados también aumentaron, aunque modestamente.

El índice de Actividad Comercial ajustado estacionalmente disminuyó levemente del nivel 56.4 registrado en mayo hasta 55.4 en junio, aunque sigue señalando un incremento mensual marcado de la actividad comercial del sector servicios. Se ha registrado una expansión ininterrumpida durante los últimos 56 meses. Los encuestados comentaron que el último aumento de la actividad reflejó una mejora de las condiciones económicas.

Si analizamos por sectores observamos que el crecimiento de la actividad estuvo encabezado por el sector de Transportes y Almacenamientos y por el de Intermediación Financiera. Este fue también el caso con los nuevos pedidos y solo el sector de Correos y Telecomunicaciones registró un declive.

Tal y como ha ocurrido con la actividad, los nuevos pedidos aumentaron marcadamente pero a un ritmo más débil en junio. Los nuevos pedidos han aumentado ininterrumpidamente durante casi cinco años.

Puesto que los nuevos pedidos de nuevo aumentaron marcadamente en junio, las empresas de servicios registraron otra acumulación de los trabajos por completar. Los pedidos pendientes de realización han aumentado dieciséis veces en los últimos 17 meses.

La tasa de creación de empleo se mantuvo elevada en junio, señalando un ritmo similar al observado en mayo y uno de los más rápidos desde principios de 2007. Además de una mayor afluencia de nuevos pedidos, los encuestados también indicaron que los planes de desarrollo y la reestructuración de sus empresas conllevaron a un aumento de los niveles de personal. De los sectores principales cubiertos por el estudio, el de Transportes y Almacenamientos registró el aumento más rápido del empleo.

La tasa de inflación de los costes se aceleró por segundo mes consecutivo en junio y fue la más rápida desde septiembre de 2008. Según los encuestados, los aumentos de los costes del combustible y el personal fueron los principales factores responsables del aumento de los precios de compra. La tasa más fuerte de inflación de los costes se registró en el sector de Alquileres y Actividades Empresariales, seguido de cerca por el de Transportes y Almacenamientos.

Las empresas respondieron a estos mayores costes de los insumos a través de un aumento de los precios de venta, por decimonovena vez en los últimos veinte meses. La tasa de inflación se aceleró con respecto a la observada en mayo, aunque de todos modos fue modesta y mucho más débil que la de los costes.

La confianza empresarial se ralentizó por segundo mes consecutivo en junio y fue la más baja desde noviembre del año pasado. No obstante, las empresas de servicios se mantuvieron muy optimistas de que la actividad aumentará en los próximos doce meses, y la confianza estuvo vinculada a los pronósticos de aumento de los nuevos pedidos y a nuevas estrategias comerciales. El grado de positividad más fuerte se registró entre las empresas de Transportes y Almacenamientos.

IHS Markit

Página 1 de 21

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook