La economía de la zona euro sigue avanzando lentamente

Según el Flash del índice PMI® de la Zona Euro de IHS Markit, la actividad comercial en la zona euro siguió aumentando a un ritmo sólido en abril, aunque la tasa de expansión ha sido considerablemente más débil que la observada hacia comienzos del año, vinculado a indicios de un crecimiento menos intenso de la demanda y restricciones en el suministro. Una llegada más lenta de nuevos pedidos, junto con un debilitamiento del optimismo respecto a las perspectivas de actividad empresarial para los próximos doce meses, sugieren que el crecimiento podría seguir ralentizándose en mayo. Entretanto, las presiones de los precios se atenuaron durante el mes en comparación con los elevados niveles recientes.

A juzgar por la encuesta del Flash del Índice PMI® Compuesto de la Actividad Total de la Zona Euro de IHS Markit, basado en aproximadamente el 80% de las respuestas habituales finales, el índice PMI se ha mantenido en 55.2 en abril. La falta de cambio en esta lectura indicó la expansión conjuntamente más débil de la actividad total desde principios de 2017, pero el índice se ha mantenido muy por encima de la media de 53.8 observada en los últimos cinco años.
Una vez más, el sector manufacturero encabezó el repunte, a pesar de que la tasa de crecimiento de la producción industrial se ha ralentizado hasta su mínima en diecisiete meses. Por otra parte, la actividad del sector servicios aumentó a una tasa apenas marginalmente más rápida que la mínima en siete meses registrada en marzo pasado.

El crecimiento de la actividad total ha descendido intensamente desde la máxima de once años y medio observada a comienzos de año, en concordancia con una reducción del ritmo de crecimiento de las carteras de pedidos. Los nuevos pedidos recibidos aumentaron al ritmo más débil de los últimos quince meses en abril.
Los productores indicaron el aumento de los nuevos pedidos en total y de los nuevos pedidos para exportaciones más reducido del último año y medio en abril. Las exportaciones se vieron perjudicadas en parte por la reciente solidez del euro, especialmente frente al dólar estadounidense. Al mismo tiempo, la llegada de nuevos pedidos en el sector servicios se redujo hasta su mínima de los últimos ocho meses, sumándose a los indicios de un debilitamiento generalizado del crecimiento de la demanda tanto en los mercados internos como en los de exportación.

La encuesta también sugirió que las restricciones en la demanda han contribuido a la desaceleración de la producción/actividad y los nuevos pedidos. En el sector manufacturero, las demoras en la cadena de suministro siguieron generalizadas y los plazos medios de entrega volvieron a alargarse con una de las máximas intensidades observadas en las dos décadas de historia del estudio. Los niveles de pedidos pendientes de realización también siguieron al alza en los sectores estudiados a medida que las firmas tuvieron dificultades para afrontar la llegada de nuevos pedidos. En algunos casos, estas dificultades se relacionaron con la escasez de materias primas y personal cualificado.

Creación de empleo
El empleo aumentó a un ritmo mayor en abril y la tasa de creación de empleo alcanzó niveles históricamente elevados, a pesar de que se situó por debajo de los niveles alcanzados a fines de 2017. En algunos casos, la reducción de la creación de empleo se relacionó con dificultades en la contratación. Mientras que la contratación en el sector manufacturero se ha ralentizado, la creación de empleo en el sector servicios aumentó hasta su máxima desde octubre de 2007.

Se ha observado una cierta atenuación de las presiones inflacionistas frente a los elevados niveles recientes, ya que los costes aumentaron al ritmo más lento de los últimos siete meses. Esta ralentización del crecimiento de los costes ayudó a reducir la inflación de los precios cobrados hasta su mínima en cuatro meses. No obstante, los aumentos de los costes siguieron generalizados, vinculados con el alza del precio de algunas materias primas (que con frecuencia a su vez se asoció al hecho de que la demanda superó la oferta) y los crecientes costes laborales. Estos últimos hicieron que los costes del sector servicios aumentaran a un ritmo más intenso durante el mes.

En cuanto al análisis por países, el crecimiento se aceleró ligeramente en Francia y Alemania, pero en ambos casos no logró recuperarse hasta los niveles observados en febrero pasado. En consecuencia, la expansión en Francia fue la segunda más baja de los últimos ocho meses, mientras que la expansión en Alemania fue la segunda más baja de los últimos nueve meses. Mientras que el sector manufacturero fue el principal freno para la expansión en Francia, en Alemania el que llevó la retaguardia fue el sector servicios. En el resto de países de la región, el crecimiento se desaceleró hasta su mínima de los últimos dieciocho meses, y tanto el sector manufacturero como el sector servicios registraron expansiones más débiles.

Comparta este artículo

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook