Hablamos con algunos de los integrantes del Grupo de Trabajo para la creación de la UNE sobre la repercusión de la aplicación de la Norma en las organizaciones y la importancia de esta normativa en cuanto a la buena gestión de los departamentos de Compra y la profesionalización de los compradores.

La eficiencia energética, el control del consumo y los contratos de suministro a medida se perfilan como pilares básicos de ahorro para industrias y empresas. El consumo energético en industrias y empresas es ya una partida clave dentro de su estructura de costes de explotación y su reducción se ha convertido en un eje estratégico fundamental. Si bien todos consideramos imprescindible tomar medidas, la complejidad regulatoria, la falta de información y el desconocimiento de las herramientas de control necesarias convierten a menudo al suministro energético en un laberinto del que resulta complicado ver la salida.

En 2015 se cumplen 39 años desde que la OCDE publicó su primera versión de las Directrices para Empresas Multinacionales, 28 desde que el Informe Brundtland nos dio la definición de “desarrollo sostenible” que aún hoy usamos, 18 desde que se abordó el diseño de un formato común para las memorias de sostenibilidad (GRI), 15 desde que la ONU convocó el Pacto Mundial, y 5 años desde que un nutrido y diverso grupo de expertos consensuara la norma ISO 26000, referencia para la gestión responsable de las organizaciones.

Últimamente he leído varios artículos sobre el futuro de las compras. Y es de recalcar un aspecto “novedoso” en este futuro que emerge gradualmente. Me refiero a la habilidad de las compras o, mejor dicho, de los responsables de compras, de tener una mayor comprensión del lenguaje financiero.

Un nuevo modelo de producción y consumo sostenible ha venido para quedarse. Se trata de la economía circular, en la que los residuos se transforman en recursos desde un concepto integral de eficiencia: ecodiseño, materiales fácilmente reciclables, sistemas de recogida, materias primas renovables y recursos locales…

Antes que compradores, gestores o directores de Compras, somos profesionales, ejecutivos o directivos y debemos asegurar los objetivos que nuestra compañía nos marca. Los profesionales de compras nos enfrentamos cada día al reto de mercados en continua evolución, un entorno global y cambiante en el que factores como la volatilidad de los precios de las materias primas, la deslocalización industrial, las oportunidades emergentes en todos los sectores o la inestabilidad económica derivada de coyunturas políticas, son algunos de los condicionantes que influyen de forma continua en la toma de decisiones diarias de nuestras unidades, obligándonos a una adaptación continua.

Efectivamente, la crisis ha conllevado una caída rotunda de la demanda de energía eléctrica, que ha situado el consumo de 2013 en los niveles de 2004. Una situación que ha resultado determinante para explicar la realidad a la que han tenido que enfrentarse, y aún se enfrentan, las compañías eléctricas que operan en España.

Dos conceptos prioritarios en el análisis coste – beneficio para cualquier toma de decisión de gasto o inversión son los de “sostenibilidad” y “sustentabilidad”. La sostenibilidad se refiere al uso eficiente de los recursos, tanto desde el punto de vista ambiental como económico y social; está vinculado al principio de solidaridad con las futuras generaciones y a una cultura que considera el despilfarro o mal uso de recursos que son agotables y escasos como un error estratégico que a medio plazo puede suponer un incremento de costes insoportable.

Página 3 de 4

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook