Según informa AENA, el Ministerio de Fomento ha presentado el Plan Inmobiliario del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, que abarcará unas 920 hectáreas de suelos potenciales, el equivalente a 10 veces el parque de El Retiro y 4 veces la Operación Chamartín, con una previsión de desarrollo de 562 hectáreas brutas materializándose en 2,7 millones de m2 edificables e integrando 140 hectáreas de espacios verdes.

Este Plan, que contempla una inversión total de 2.997 millones de euros, a acometer por los diferentes agentes involucrados en los próximos 40 años, fomentará la competitividad económica ofreciendo un área de oportunidad para el desarrollo de actividades de alto valor añadido e innovación para la Región de Madrid, al tiempo que permita diversificar el papel del aeropuerto como motor económico y de servicio al ciudadano.

Todas las actuaciones que se lleven a cabo en el marco del Plan Inmobiliario del aeropuerto se desarrollarán en torno a tres ejes, siempre siguiendo criterios de sostenibilidad e innovación y propiciando que sean referentes en su campo a nivel mundial:
Nodo logístico: apoyándose en la situación privilegiada de estos terrenos, en la importancia que esta actividad ya tiene en la actualidad para el aeropuerto y la calidad de los servicios que puede prestar.
Hub empresarial global: posicionándose como el principal polo de atracción para la implantación de sedes corporativas y oficinas de empresas.
Servicio al pasajero: completando la oferta de servicios para los pasajeros y zona de influencia del aeropuerto.

Cuatro usos para los terrenos
El Plan Inmobiliario se estructura en base a 4 usos de suelo diferenciados, así como un espacio para usos complementarios de estos mismos que se desarrollarán cuando sea necesario. Todo con el fin de crear un foco de atracción de tráfico y de servicio, potenciando la actividad logística y aeronáutica, y creando nuevas áreas de servicio, actividad hotelera y oficinas.

Polo logístico. La superficie total reservada para este proyecto logístico de última generación es de 257 hectáreas, con una edificabilidad prevista de 1,4 millones de m2 junto a la A2, en la zona prime del Corredor del Henares y junto al actual Centro de Carga Aérea. El objetivo principal es potenciar la carga aérea, la logística y las actividades de alto valor añadido, multiplicando por 10 las zonas del aeropuerto dedicadas a estas actividades, con especial atención a tendencias en expansión como el e-commerce. Así, los desarrollos se configurarán como parques con servicios logísticos integrales, truck center, servicios al transportista, puntos de control y seguridad, estacionamientos y oficinas de apoyo. Con naves de carga en primera línea y almacenes de distribución, así como industria ligera, biofarma y perecederos, entre otros.

Airport City. Esta área se centra en crear un nuevo centro urbano de usos mixtos, tanto para pasajeros como para trabajadores y usuarios del aeropuerto, así como para dotar de mejores servicios a toda su área de influencia. La superficie total reservada es de 62 hectáreas, con una edificabilidad prevista de 652.000 m2 a desarrollar en una zona contigua a la Terminal T4 que se encuentra ya pre-urbanizada y conectada por los principales medios de transporte público: Metro, Cercanías, AVE y autobús y contará con acceso peatonal al terminal.
Los usos previstos en esta zona son hoteles, sedes corporativas y parques de oficinas de última generación, así como usos comerciales asociados para servir de apoyo tanto a los usuarios de los parques de oficinas como a los pasajeros del Aeropuerto.
Estructurado en zonas peatonales de acceso rodado y estacionamiento en su perímetro, contará con espacios verdes, fomentando el transporte público y la circulación interna mediante el uso de vehículos eléctricos, bicicletas y elementos auxiliares peatonales. Un modelo de diseño innovador, comprometido con la sostenibilidad ambiental y energética, y la recuperación y reutilización de recursos hídricos.

Actividades aeronáuticas. Como principal centro de mantenimiento aeronáutico de España, el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, acoge cerca de 400.000 operaciones cada año. En la actualidad hay cinco hangares, con una superficie total de alrededor de 50.000 m2, que en su mayoría se convertirán en hangares más versátiles y modernos en los próximos años. La superficie total reservada para nuevos desarrollos asociados a actividad aeronáuticas es de 9 hectáreas con una edificabilidad total prevista de 74.000 m2. De esta forma, el aeropuerto verá mejorado su posicionamiento como centro de referencia para el mantenimiento de aeronaves tanto a nivel nacional, como dentro del contexto europeo.

Centro de ocio y actividad comercial. La superficie total reservada para la implantación de un gran centro de ocio y actividad comerciales de 57 hectáreas, con una edificabilidad total prevista de 341.000 m2 y 298.000 m2 de zonas verdes. Estos usos completarán la actividad aeroportuaria y buscan dar respuesta a las necesidades tanto de los usuarios del aeropuerto como de la zona de influencia del mismo. Así, habrá una zona temática recreativa, centro comercial, oferta gastronómica, zonas wellness, museo aeronáutico y observatorios panorámicos.

Fases del Plan Inmobiliario
Con totas estas actuaciones, el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas se concibe como un nuevo impulsor de la economía regional a través de un proyecto responsable con el territorio, un desarrollo ambicioso que se estructura en tres fases:
Una 1ª fase inicial de lanzamiento, con una duración prevista de 8 años, en la que se van a construir más de 550.000 m2 con una inversión de 953 millones de euros, donde los desarrollos se centrarán en usos logísticos y se iniciará el Airport City.
Una 2ª fase, llevada a cabo en otros 8 años, en la cual se prevé construir más de 950.000 m2 adicionales, con una inversión de 739 millones de euros. Al inicio de esta fase se habrá consolidado el Airport City y se iniciará la actividad en el centro de ocio.
Una 3ª fase en la que se consolidará el desarrollo de todas las zonas con la construcción de 1.202.000 m2 adicionales para lo que se aportará una inversión de 1.305 millones de euros más.

El Plan Inmobiliario se realizó a lo largo de 2017 bajo un diseño flexible, capaz de atraer inversión privada y construir un modelo de éxito. Durante este año 2018 Aena encargará a un asesor financiero el diseño de la estructura societaria mediante la que propiciar estos desarrollos. En 2019 se habrán constituido los medios a través de los cuales iniciativa privada y la propia Aena inicien los proyectos y para 2020 se iniciará la construcción de los primeros inmuebles.


En conjunto este Plan Inmobiliario supone una gran oportunidad de desarrollo económico, tanto para Madrid como para el aeropuerto, creando el mayor nodo logístico de España en una ubicación estratégica con la mejor conectividad posible.

Según el Flash del índice PMI® de la Zona Euro de IHS Markit, la actividad comercial en la zona euro siguió aumentando a un ritmo sólido en abril, aunque la tasa de expansión ha sido considerablemente más débil que la observada hacia comienzos del año, vinculado a indicios de un crecimiento menos intenso de la demanda y restricciones en el suministro. Una llegada más lenta de nuevos pedidos, junto con un debilitamiento del optimismo respecto a las perspectivas de actividad empresarial para los próximos doce meses, sugieren que el crecimiento podría seguir ralentizándose en mayo. Entretanto, las presiones de los precios se atenuaron durante el mes en comparación con los elevados niveles recientes.

A juzgar por la encuesta del Flash del Índice PMI® Compuesto de la Actividad Total de la Zona Euro de IHS Markit, basado en aproximadamente el 80% de las respuestas habituales finales, el índice PMI se ha mantenido en 55.2 en abril. La falta de cambio en esta lectura indicó la expansión conjuntamente más débil de la actividad total desde principios de 2017, pero el índice se ha mantenido muy por encima de la media de 53.8 observada en los últimos cinco años.
Una vez más, el sector manufacturero encabezó el repunte, a pesar de que la tasa de crecimiento de la producción industrial se ha ralentizado hasta su mínima en diecisiete meses. Por otra parte, la actividad del sector servicios aumentó a una tasa apenas marginalmente más rápida que la mínima en siete meses registrada en marzo pasado.

El crecimiento de la actividad total ha descendido intensamente desde la máxima de once años y medio observada a comienzos de año, en concordancia con una reducción del ritmo de crecimiento de las carteras de pedidos. Los nuevos pedidos recibidos aumentaron al ritmo más débil de los últimos quince meses en abril.
Los productores indicaron el aumento de los nuevos pedidos en total y de los nuevos pedidos para exportaciones más reducido del último año y medio en abril. Las exportaciones se vieron perjudicadas en parte por la reciente solidez del euro, especialmente frente al dólar estadounidense. Al mismo tiempo, la llegada de nuevos pedidos en el sector servicios se redujo hasta su mínima de los últimos ocho meses, sumándose a los indicios de un debilitamiento generalizado del crecimiento de la demanda tanto en los mercados internos como en los de exportación.

La encuesta también sugirió que las restricciones en la demanda han contribuido a la desaceleración de la producción/actividad y los nuevos pedidos. En el sector manufacturero, las demoras en la cadena de suministro siguieron generalizadas y los plazos medios de entrega volvieron a alargarse con una de las máximas intensidades observadas en las dos décadas de historia del estudio. Los niveles de pedidos pendientes de realización también siguieron al alza en los sectores estudiados a medida que las firmas tuvieron dificultades para afrontar la llegada de nuevos pedidos. En algunos casos, estas dificultades se relacionaron con la escasez de materias primas y personal cualificado.

Creación de empleo
El empleo aumentó a un ritmo mayor en abril y la tasa de creación de empleo alcanzó niveles históricamente elevados, a pesar de que se situó por debajo de los niveles alcanzados a fines de 2017. En algunos casos, la reducción de la creación de empleo se relacionó con dificultades en la contratación. Mientras que la contratación en el sector manufacturero se ha ralentizado, la creación de empleo en el sector servicios aumentó hasta su máxima desde octubre de 2007.

Se ha observado una cierta atenuación de las presiones inflacionistas frente a los elevados niveles recientes, ya que los costes aumentaron al ritmo más lento de los últimos siete meses. Esta ralentización del crecimiento de los costes ayudó a reducir la inflación de los precios cobrados hasta su mínima en cuatro meses. No obstante, los aumentos de los costes siguieron generalizados, vinculados con el alza del precio de algunas materias primas (que con frecuencia a su vez se asoció al hecho de que la demanda superó la oferta) y los crecientes costes laborales. Estos últimos hicieron que los costes del sector servicios aumentaran a un ritmo más intenso durante el mes.

En cuanto al análisis por países, el crecimiento se aceleró ligeramente en Francia y Alemania, pero en ambos casos no logró recuperarse hasta los niveles observados en febrero pasado. En consecuencia, la expansión en Francia fue la segunda más baja de los últimos ocho meses, mientras que la expansión en Alemania fue la segunda más baja de los últimos nueve meses. Mientras que el sector manufacturero fue el principal freno para la expansión en Francia, en Alemania el que llevó la retaguardia fue el sector servicios. En el resto de países de la región, el crecimiento se desaceleró hasta su mínima de los últimos dieciocho meses, y tanto el sector manufacturero como el sector servicios registraron expansiones más débiles.

Según la resolución de 8 de marzo de 2018 del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, CDTI, se aprueba la primera convocatoria del año 2018 del procedimiento de concesión de ayudas destinadas a fomentar la cooperación internacional empresarial en materia de I+D (Programa INNOGLOBAL).

Esta convocatoria abrirá el 07/05/2018 y se cerrará el 05/06/2018, y será aplicable a proyectos de cooperación tecnológica internacional en los ámbitos de proyectos multilaterales, proyectos bilaterales, proyectos unilaterales y proyectos de cooperación tecnológica internacional para la participación de empresas en Organismos Internacionales de Investigación y Grandes instalaciones científicas en las que participe España.

Las características de los proyectos serán las siguientes:
Presupuesto mínimo: 150.000 €
Duración: 12-36 meses (Los proyectos podrán ser plurianuales y parte del proyecto deberá realizarse en el año 2018. En todo caso, se deberá solicitar ayuda para el año 2018.) Financiación: La cuantía individualizada de las ayudas se determinará en función del coste financiable real del proyecto, de las características del beneficiario y de las disponibilidades presupuestarias. En todo caso, El importe máximo de subvención por proyecto es de 400.000 euros, con los siguientes límites:
• - 50% para empresas pequeñas
• - 40% para empresas medianas
• - 30% para empresas grandes

Los proyectos deberán tener carácter internacional, y a efectos de acreditar el carácter internacional del proyecto, los solicitantes deberán:
 i) En los casos en que, conforme al anexo I, se requiera previa solicitud de certificación o informe de dimensión internacional, la misma deberá haber sido presentada a CDTI entre el 6 de junio de 2017 y el 25 de mayo de 2018 y siempre con carácter previo a la presentación de la solicitud de ayuda a esta convocatoria.
 ii) Obtener la certificación internacional o informe de dimensión internacional correspondiente, según lo establecido en el anexo I de esta convocatoria, entre el 3 de octubre de 2017 y el 25 de mayo de 2018.

En aquellos proyectos internacionales en los que participe más de una empresa española, la financiación se realizará de forma individualizada, es decir, cada empresa deberá presentar su propia solicitud a esta convocatoria, indicando el presupuesto que le corresponda.

En el siguiente enlace está disponible la descripción detallada de la convocatoria, incluyendo los modelos de memoria, criterios de evaluación y procedimientos asociados: CDTI INNOGLOBAL 2018

El próximo 10 de mayo tendrá lugar TransveRSa 2018. Se trata de una iniciativa de la Asociación Española de Directivos de RS – DIRSE, junto con Corporate Excellence - Centre for Reputation Leadership y la Asociación de Directivos de Comunicación – DIRCOM, que nace como un espacio de diálogo, reflexión y debate sobre la importancia y la necesidad de la transversalidad para conseguir la excelencia empresarial.
Los protagonistas de Transversa son todos aquellos que contribuyen a generar valor en las organizaciones desde sus áreas de actividad (Recursos Humanos, Comunicación, Compras, Cumplimiento, Finanzas y Riesgos, entre otros) a través de la puesta en práctica de acciones responsables. Este espacio constituye una oportunidad única para las empresas, académicos e investigadores interesados en la trascendencia de la gestión de intangibles, para intercambiar enfoques, iniciativas, buenas prácticas y experiencias que contribuyan a desarrollar la gestión transversal en las organizaciones, así como el ascenso de la función al máximo nivel de la organización, al CEO. Contará además con el apoyo de otras asociaciones como AEDRH, Consejo General de Economistas, CUMPLEN y Spainsif.

En el contexto actual las organizaciones, que gestionan su negocio teniendo en cuenta aspectos éticos, ambientales y sociales, son más competitivas. La responsabilidad corporativa es el buen comportamiento de una compañía con sus grupos de interés, que integrada a la estrategia empresarial y en línea con los objetivos de negocio, se traduce en reputación y por tanto en fuente de valor para la organización y sus grupos de interés. Para conseguir la excelencia corporativa, la organización necesita establecer un diálogo continuo entre todas sus áreas funcionales que permita detectar todos aquellos aspectos fundamentales que pudieran contribuir o destruir su cadena de valor.

El objetivo del evento es hacer que el espíritu de TransveRSa sea compartido y se convierta en un espacio de sensibilización sobre la necesaria transversalidad e implicación de la RSC de toda la empresa, en donde todos los departamentos y profesionales suman.

Más información en TransveRSa 2018

Según el Índice PMI de IHS Markit, la actividad económica de la zona euro se expandió en marzo al ritmo más lento desde el inicio de 2017, ya que los ritmos de incrementos se moderaron tanto en el sector manufacturero como en el sector servicios. La desaceleración señalada por los últimos datos del PMI fue debida a una ligera ralentización en el crecimiento de los nuevos pedidos combinada con el mal tiempo en algunas regiones del norte y las restricciones en las cadenas de suministro derivadas del reciente crecimiento acelerado.

Así, el Índice PMI® Compuesto final de Actividad Total de la Zona Euro de IHS Markit señaló 55.2 en marzo, disminuyendo de 57.1 registrado en febrero, y se situó por debajo de su estimación flash precedente de 55.3. No obstante, el índice ha indicado una expansión ininterrumpida durante los últimos 57 meses. La producción manufacturera aumentó al ritmo más lento desde noviembre de 2016, mientras que la actividad comercial del sector servicios se incrementó al ritmo más lento desde agosto de 2017.

Los datos nacionales del PMI indicaron que el repunte siguió siendo generalizado, y la actividad total se expandió en todos los países encuestados. No obstante, las señales de desaceleración del crecimiento también fueron generalizadas, y los “cuatro países principales” e Irlanda registraron una ralentización en marzo.

En marzo, el volumen de los nuevos pedidos recibidos aumentó al ritmo más débil en 14 meses, y en Alemania, Francia, Italia e Irlanda se observaron incrementos más lentos. El ritmo de expansión se mantuvo estable en España. No obstante, el incremento de los nuevos pedidos siguió siendo suficiente para poner a prueba la capacidad, factor destacado por un nuevo sólido aumento de los pedidos pendientes de realización.

Las empresas respondieron al incremento de los pedidos pendientes aumentando el nivel de empleo por cuadragésimo primer mes consecutivo en marzo. El crecimiento del empleo se mantuvo entre los mejores observados en la última década, aunque su ritmo se ralentizó hasta el más débil desde septiembre de 2017. Las tasas de crecimiento se moderaron en todos los países cubiertos por el estudio, excepto en España.

La creación de empleo también se vio respaldada por un sólido optimismo† empresarial en marzo, y los fabricantes y las empresas de servicios mantuvieron perspectivas positivas para los próximos doce meses. Aunque el grado de positividad combinado cayó hasta su mínima de cuatro meses, se mantuvo muy por encima de su media tras la crisis financiera.

La presión de los precios disminuyó en marzo. La inflación de los precios cobrados se ralentizó hasta su mínima de tres meses, mientras que los costes aumentaron al ritmo más lento desde septiembre de 2017.

Sector Servicios
La actividad del sector servicios de la zona euro se expandió al ritmo más lento en siete meses en marzo, ya que el incremento de los nuevos pedidos también se ralentizó. No obstante, las perspectivas siguieron siendo positivas, ya que el empleo y los pedidos pendientes de realización aumentaron y el optimismo empresarial permaneció por encima del nivel de su tendencia a largo plazo.

El Índice PMI® de Actividad Comercial final del Sector Servicios de la Zona Euro de IHS Markit disminuyó del nivel 56.2 registrado en febrero hasta 54.9 en marzo, y se situó por debajo de su estimación flash precedente de 55.0. Aunque la media del índice durante el primer trimestre en general fue la más alta en siete años, la reciente desaceleración del crecimiento sugiere que el repunte ha perdido ímpetu desde el inicio del año. Se ha registrado una expansión mensual durante los últimos 56 meses.

El crecimiento de la actividad disminuyó en todos los países cubiertos por el estudio. Francia (que registró su mínima de siete meses), Irlanda (su mínima de cuatro meses) y España (su mínima de tres meses) registraron los ritmos de expansión más fuertes. El crecimiento fue comparativamente moderado en Alemania (que marcó su mínima de siete meses) e Italia (su mínima de cinco meses).

El nivel de los nuevos pedidos recibidos continuó aumentando a un ritmo sólido en marzo, aunque fue el más débil desde agosto de 2017. Los nuevos pedidos recibidos continuaron siendo suficientes para poner a prueba la capacidad, tal y como lo señalan los pedidos pendientes de realización, que registraron uno de los mayores incrementos de los últimos siete años. Esta situación a su vez, alentó a las empresas a aumentar el empleo, y los niveles de dotación de personal crecieron por cuadragésimo primer mes consecutivo.

Aunque la tasa de crecimiento de los niveles de personal se ralentizó hasta su mínima de seis meses en marzo, el crecimiento reciente de la contratación se ha mantenido entre los mejores de la última década. Todos los países cubiertos por el estudio indicaron un aumento del empleo, pero España fue el único que registró una expansión más rápida (su máxima de 11 años) que en febrero.

Las presiones de los precios se moderaron en marzo, y las tasas de aumento de los precios pagados y de los precios cobrados se ralentizaron. No obstante, casi todos los países cubiertos por el estudio indicaron alzas en sus precios de compra y sus precios de venta durante el mes, y la única excepción fueron las empresas de servicios italianas, que redujeron sus tarifas levemente.

CESCE ha creado una Unidad de Pymes dentro de la Dirección Operaciones por Cuenta del Estado cuya misión, entre otros, será potenciar, desarrollar y difundir el apoyo que puede prestarse a estas empresas en sus procesos de internacionalización, Unidad que se alinea dentro de los objetivos del Plan Estratégico de CESCE 2020, para promover la internacionalización, ofreciendo cobertura de los riesgos comerciales, políticos y extraordinarios por Cuenta del Estado.
Tal y como destaca la compañía, la Línea de Ejecución de Avales y de Créditos de Prefinanciación para Pymes y empresas no cotizadas, es un instrumento de apoyo que está resultando muy eficaz para favorecer la salida al exterior de las empresas de menor tamaño. Esta Línea está concebida para apoyar a empresas que son técnicamente solventes, pero o bien tienen una situación financiera desequilibrada, o bien el proyecto que van a ejecutar es grande en comparación con el tamaño de su balance.
“En España hay un volumen de empresas que tienen una capacidad técnica muy alta y con mucha experiencia, pero que en ocasiones no obtienen de los bancos la respuesta a sus necesidades al tener una situación financiera desajustada, lo que les supone una barrera que les impide crecer en nuevos proyectos fuera de nuestras fronteras”, indica la responsable de la Unidad de Pymes de CESCE.
La emisión de avales y el acceso a créditos de corto plazo son un elemento clave para aquellas Pymes cuyo objetivo es internacionalizarse. En ambos casos CESCE participa en el riesgo que asume la entidad financiera. En el caso de la Póliza de Créditos de Prefinanciación se otorga cobertura al banco que concede un crédito de circulante al Exportador para poder ejecutar sus contratos de exportación (pago de salarios, aprovisionamientos, etc.) durante la etapa de fabricación y ejecución del contrato.
“Desde el momento en que una empresa identifica una posible operación de exportación en la que se le exige la prestación de algún tipo de fianza, puede dirigirse a CESCE para conocer las posibilidades de cobertura”, añade Paula de las Casas.
“CESCE apoya a todos los sectores de actividad y abarca cualquier perfil de empresa en su objetivo de asegurar las operaciones internacionales españolas, sin importar el tamaño de las compañías”, concluye Paula de las Casas Fuentes, jefa de la Unidad de Pymes dentro de la Dirección de Operaciones por Cuenta del Estado de CESCE.

Aunque el ritmo de crecimiento de la actividad total de la zona euro se ralentizó desde su máxima de casi 12 años registrada en enero hasta su mínima de cuatro meses en febrero, de todos modos, se mantuvo sólido. Los fabricantes y las empresas de servicios observaron continuas entradas fuertes de nuevos pedidos, mientras que la creación de empleo y las presiones de los precios también se mantuvieron elevadas.

El Índice PMI® Compuesto final de Actividad Total de la Zona Euro de IHS Markit registró 57.1 en febrero, situándose debajo de su máxima de 12 años registrada en enero (58.8), pero muy por encima del promedio de la serie (53.0). El índice ha señalado una expansión ininterrumpida durante los últimos 56 meses, aunque la última lectura fue ligeramente inferior a su estimación flash de 57.5.

El crecimiento de la producción manufacturera de nuevo fue más fuerte que el de la actividad del sector servicios. Ambos sectores también continuaron disfrutando de los mejores períodos de expansión de los últimos siete años, a pesar de que los ritmos de crecimiento de la producción/actividad y de los nuevos pedidos se ralentizaron en general en febrero.

Si analizamos por países, los ritmos de crecimiento de la actividad total fueron sólidos, a pesar de que en su mayoría se desaceleraron con respecto de enero. Alemania (que registró su mínima de tres meses) se situó a la cabeza de la clasificación, seguida por Francia (su mínima de cinco meses) y en tercer lugar España (su máxima de ocho meses). Los ritmos de expansión en Irlanda e Italia cayeron a sus mínimas de cuatro y tres meses respectivamente.

El nivel de nuevos pedidos recibidos en la zona euro se expandió sólidamente en febrero. En consecuencia, los pedidos pendientes de realización aumentaron, lo que indica que, en general, las empresas siguen careciendo de capacidad suficiente para satisfacer la demanda. No obstante, los ritmos de alza de los nuevos pedidos y de los pedidos pendientes se ralentizaron hasta sus mínimas de seis meses.

El optimismo empresarial se mantuvo elevado en febrero, manteniéndose cerca de su máxima de ocho meses registrada en enero. La combinación del sólido crecimiento actual y la expansión futura prevista impulsó una nueva creación de empleo. Los niveles de dotación de personal aumentaron a una de las mayores tasas en los últimos siete años, aunque en menor grado que en enero. El empleo aumentó en todos los países cubiertos por el estudio, mientras que en Francia y España la creación de empleo se aceleró.

Las presiones de los precios se mantuvieron elevadas en febrero, a pesar de que las tasas de aumento de los costes y de las tarifas se moderaron. Todos los países estudiados observaron que tanto los costes de los insumos como los precios de venta siguieron aumentando.

Sector Servicios
El sector servicios de la zona euro experimentó que el crecimiento de la actividad comercial, de los nuevos pedidos y del empleo perdió ímpetu en febrero.
Al nivel 56.2, el Índice PMI® de Actividad Comercial final del Sector Servicios de la Zona Euro de IHS Markit registró su mínima de tres meses, y se situó por debajo de su máxima de casi diez años y medio registrada en enero (58.0) y de su estimación flash precedente de 56.7. No obstante, el índice se mantuvo muy por encima de su promedio a largo plazo de 53.2 y ha señalado una expansión durante 55 meses consecutivos.

Los datos nacionales del PMI indican un crecimiento generalizado, y la actividad comercial aumentó en todos los países cubiertos por el estudio en febrero. Los ritmos de expansión se ralentizaron en Alemania, Italia e Irlanda (que registraron sus mínimas de tres meses) y Francia (su mínima de cuatro meses). En España, el crecimiento se aceleró hasta su nivel más alto desde julio del año pasado.

El aumento de los nuevos pedidos recibidos en las empresas de servicios de la zona euro también se mantuvo sólido, a pesar de ser el más débil en seis meses. Dicha alza fortaleció la confianza empresarial†, y el grado de sentimiento positivo mejoró hasta su segundo mayor grado en los últimos siete años. El optimismo se fortaleció en Alemania, Francia e Irlanda, pero disminuyó en Italia y España.

El alza de los nuevos pedidos siguió siendo suficiente para poner a prueba la capacidad, lo que condujo a un nuevo aumento de los trabajos atrasados. Los pedidos pendientes aumentaron por vigésimo primer mes consecutivo, aunque al ritmo más lento desde agosto del año pasado.

La combinación de aumentos de nuevos pedidos recibidos y de pedidos pendientes de realización fomentó la creación de empleo en febrero. El empleo aumentó por cuadragésimo mes consecutivo y la última tasa de aumento estuvo solo marginalmente por debajo de las máximas de la última década observadas entre noviembre de 2017 y enero de 2018. Las tasas de creación de empleo se aceleraron en Francia (que señaló su máxima de tres meses) y en España (su máxima de seis meses), pero disminuyeron en el resto de los países estudiados.

Las presiones inflacionistas de los precios se moderaron en febrero. Los costes de los insumos aumentaron al ritmo más lento desde noviembre del año pasado, mientras que las tarifas subieron a una tasa solo marginalmente por debajo de su máxima de nueve años y medio registrada en enero.

Tal y como publicaban recientemente en el portal Statista, desde el 1 de enero de 2018 los comercios españoles deben cobrar entre 3 y 30 céntimos por el uso de bolsas de plástico a sus clientes. Así, España aplica la Directiva 2015/720 de la Unión Europea que prohíbe distribuir este tipo de productos de forma gratuita. No obstante, los vendedores tenían de plazo hasta el 1 de marzo para aplicar la nueva norma. El objetivo de la Directiva es disminuir la cantidad de plástico generado en la Unión, que, como muestra la infografía de Statista, supera los 30 kg por persona al año en muchos países.

Así, según datos de Eurostat, un ciudadano de la UE genera de media 31,3 kg de plástico en envases. En el caso de España, esta cifra es ligeramente superior, con 31,75 kg por cabeza.

Además, tal y como informa el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a partir de enero de 2020 se prohibirá la venta de bolsas de plástico ligeras y fragmentables, con la excepción de las producidas con material compostable.

La excepción serán las bolsas de plástico muy ligeras detalladas anteriormente (aunque a partir de esta fecha deberán ser compostables), así como las bolsas más gruesas (de más de 50 micras) que podrán seguir entregando los comercios, previo cobro de las mismas, puesto que sus características permiten una mejor reutilización y deberán incorporar un contenido mínimo del 30% de plástico reciclado.

Desde el MAPAMA también señalan que las bolsas de plástico tienden a dispersarse transportadas por el aire como basura debido a su reducido peso, lo que genera contaminación en las masas de agua, las riberas del mar y de los ríos y el medio terrestre, con consecuencias graves sobre los ecosistemas asociados a esos medios. Los efectos sobre el medio ambiente se agravan en el caso de las bolsas de plástico fragmentable, que se disgregan en pequeñas partículas que son ingeridas por seres vivos.

Una bolsa de plástico tiene un uso útil medio de 12 minutos y puede tardar hasta 500 años en descomponerse en el medio ambiente. Se estima, además, que tan sólo el 35% de ellas se deposita en los contenedores amarillos para su reciclaje, y la mayoría dispersas en el medio ambiente.

Cabe destacar que durante la última década en nuestro país se ha reducido el consumo de bolsas de plástico prácticamente a la mitad, pasando de 317 bolsas por habitante en 2007 a 144 bolsas por habitante en 2014, según datos del sector, debido fundamentalmente a un cambio en las pautas de consumo de este envase, según datos del ministerio.

Antecedentes
Fue en marzo de 2015 cuando el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea, decidieron modificar la anterior Directiva 94/62/CE cuyo objetivo era prevenir o reducir el impacto en el medio ambiente de los envases y de sus residuos. Aunque las bolsas de plástico son envases en el sentido de dicha Directiva, esta no contenía disposiciones específicas sobre el consumo de esas bolsas, según indicaban en ese momento fuentes de la UE.

Tal y como se publicaba en el Diario Oficial de la UE, el 29 de abril de 2015, los niveles de consumo de bolsas de plástico producían unos altos niveles de basura dispersa, suponían un uso ineficaz de los recursos y era previsible que aumentasen si no se tomaban medidas. Destacaban que “las bolsas de plástico dispersas provocan contaminación en el medio ambiente y agravan el problema generalizado de la presencia de basura en las masas de agua, lo que supone una amenaza para los ecosistemas acuáticos a nivel mundial”.

Página 3 de 21

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook