En febrero de 2020, un mes antes de que los estados introdujeran las medidas de contención del COVID-19, en comparación con enero de 2020, la producción industrial desestacionalizada cayó un 0,1% en la zona del euro y se mantuvo sin cambios en la UE, según las estimaciones de Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea Unión.

La Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, adscrita a la Vicepresidencia Tercera del Gobierno y Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, ha impulsado, en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística (INE), un estudio de movilidad para analizar datos anónimos y agregados de desplazamientos de la población mientras dure la emergencia sanitaria y durante el tiempo necesario hasta que se restablezca la normalidad, para contribuir así a una toma de decisiones más eficiente basada en los datos.

El sector manufacturero registró una fuerte contracción en marzo, a medida que los efectos que la pandemia mundial de la enfermedad por el coronavirus 2019 (COVID-19) ha tenido en la producción y el cese de actividad por decreto de Estado de Alarma en España se hicieron más evidentes. La producción ylos nuevos pedidos, tanto nacionales como internacionales, disminuyeron drásticamente, mientras que se observó un deterioro récord en los plazos de entrega de los proveedores.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, mantuvo ayer una reunión telemática con las principales asociaciones del sector industrial y los sindicatos mayoritarios a fin de coordinar esfuerzos para reorientar la actividad manufacturera a la fabricación a gran escala de material sanitario, con el objetivo de atender al incremento de la demanda por la extensión del COVID-19.

En un movimiento sin precedentes en España, centenares de empresas están haciendo un esfuerzo extraordinario en la producción de material esencial para nuestros sanitarios, en el combate contra el coronavirus; algunas lo fabrican habitualmente, pero para muchas es un campo nuevo.

Según comunicado del Ministerio del Interior, solo se permitirá la entrada en territorio nacional por vía terrestre a ciudadanos españoles; personas residentes en España; trabajadores transfronterizos y aquellos que acrediten, documentalmente, causas de fuerza mayor o situación de necesidad

La medida no afecta al transporte de mercancías "con el fin de asegurar la continuidad de la actividad económica y de preservar la cadena de abastecimiento".

El Gobierno ha decretado el restablecimiento de los controles de las fronteras terrestres en el marco las medidas de contención del COVID-19. Esta medida se prolongará mientras dure el estado de alarma.

Se adopta ante la necesidad de "habilitar la posibilidad de restringir aquellos movimientos de personas que no vayan a poder tener continuidad hasta el punto de destino programado, bien por resultar incompatibles con las medidas adoptadas dentro del territorio español, bien por no ser posible su continuación en o hacia otros territorios".

La medida tampoco afecta al personal extranjero acreditado como miembro de las misiones diplomáticas, oficinas consulares y organismos internacionales sitos en España, siempre que se trate de desplazamientos vinculados al desempeño de funciones oficiales.

Se activa de esta forma el artículo 28 del Código de Fronteras Schengen, que permite restablecer temporalmente los controles en las fronteras interiores en situaciones como la actual.

COORDINACIÓN CON LA UE

Según cuentan desde el Ministerio de Interior, la decisión ya se ha comunicado a los organismos responsables de la Comisión Europea, al resto de Estados miembros de la Unión Europea y a los Estados asociados a Schengen.

CEOE y CEPYME ante el COVID-19

CEOE y CEPYME envían un comunicado para expresar el apoyo al Gobierno, los equipos sanitarios y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los territorios en la lucha contra el COVID-19 y garantizar que “todo el ecosistema empresarial, desde las grandes empresas a las medianas, pequeñas y los autónomos, cumplirán con responsabilidad los mandatos que implica el estado de alarma decretado”.

El mapa del trabajo desde casa

Una de las medidas principales para frenar la propagación del coronavirus en los países más afectados es limitar los movimientos de sus habitantes. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, ya se ha anunciado el cierre de universidades, escuelas y colegios, así como en las localidades de Vitoria y Labastida (ambas en Álava).

Los españoles no parecen estar en general, según datos de Eurostat, acostumbrados a ganarse el salario desde casa. Según datos de 2018 de Eurostat, en 2018 solo el 4,3% de los trabajadores del país afirmaba hacerlo habitualmente desde su hogar. En el caso de Europa, la cifra era solo ligeramente superior, esta del 5,2%.

Fuente Statista

En un momento en que la COVID-19 afecta a más de 60 países, el Grupo Banco Mundial ofrece un paquete inicial de hasta USD 12 000 millones de apoyo inmediato para ayudar a los países que deben hacer frente a los impactos sanitarios y económicos de este brote mundial. El financiamiento tiene como objetivo ayudar a los países miembros a tomar medidas efectivas, y cuando sea posible, disminuir los trágicos impactos que representa la COVID-19 (enfermedad por coronavirus).

A través de este nuevo paquete acelerado, el Grupo Banco Mundial ayudará a los países en desarrollo a fortalecer sus sistemas de salud, lo que incluye ampliar el acceso a los servicios sanitarios para proteger a la población de la epidemia, mejorar la vigilancia de las enfermedades, impulsar medidas de salud pública y trabajar con el sector privado a fin de reducir el impacto sobre las economías. Este paquete de financiamiento, con fondos aportados por la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Corporación Financiera Internacional (IFC), estará coordinado a nivel global para brindar apoyo a las respuestas de los países.

Con este paquete de apoyo se ofrecerán por vía acelerada recursos iniciales para hacer frente a la crisis por un valor de hasta USD 12 000 millones, de los cuales USD 8000 millones corresponden a financiamiento nuevo. Esto incluye hasta USD 2700 millones en nuevo financiamiento del BIRF; USD 1300 millones de la AIF, que se complementarán con la reasignación de USD 2000 millones de la cartera actual del Banco, y USD 6000 millones de IFC, que incluyen USD 2000 millones de líneas existentes de financiamiento del comercio. También incluirá asesoramiento en materia de políticas y asistencia técnica, basados en conocimientos especializados del ámbito internacional y conocimientos de nivel nacional.

“Estamos trabajando para proporcionar una respuesta rápida y flexible basada en las necesidades de los países en desarrollo para hacer frente a la propagación de la COVID-19”, señaló David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial. "Esto incluye financiamiento para casos de emergencia, asesoramiento en materia de políticas y asistencia técnica, que se basan en los instrumentos y la experiencia existentes del Grupo Banco Mundial para ayudar a los países a responder ante las crisis".

El paquete financiero ofrecerá donaciones y préstamos de bajo interés de la AIF a los países de ingreso bajo y préstamos del BIRF los países de ingreso mediano, y se utilizarán todos los instrumentos operacionales del Banco con un procesamiento acelerado. IFC, la entidad del Grupo Banco Mundial dedicada al sector privado, proporcionará a sus clientes el apoyo necesario para que continúen funcionando y sostengan el empleo.

El apoyo del Banco Mundial abarcará una amplia gama de medidas dirigidas a consolidar los servicios de salud y la atención médica primaria, mejorar el seguimiento y la elaboración de informes de las enfermedades, brindar capacitación a los trabajadores sanitarios que están en contacto directo con los pacientes, incentivar la participación de la comunidad para mantener la confianza del público, y ampliar el acceso de los pacientes más pobres a los tratamientos. El Banco también proporcionará asesoramiento técnico y normativo para garantizar que los países puedan acceder a conocimientos especializados del ámbito internacional.

IFC trabajará con los clientes de los bancos comerciales para ampliar las líneas de capital de trabajo y de financiamiento del comercio. IFC también apoyará directamente a sus clientes corporativos, poniendo énfasis en sectores estratégicos, incluidos el equipamiento médico y los productos farmacéuticos, para mantener las cadenas de suministro y reducir los riesgos de deterioro de la situación. En estas iniciativas se sacará provecho de las enseñanzas derivadas de episodios anteriores similares, con el objetivo de minimizar el impacto económico y social negativo de la COVID-19 en todo el mundo.

Los países presentan distintos niveles de riesgo y vulnerabilidad ante la COVID-19, por los que requerirán distintos grados de apoyo. En el respaldo del Grupo Banco Mundial se dará prioridad a los países más pobres y a los que muestren un riesgo elevado y escasa capacidad. A medida que la propagación de la COVID-19 y su impacto continúen modificándose, el Grupo Banco Mundial adaptará su enfoque y los recursos que proporciona según sea necesario.

El Grupo Banco Mundial está trabajando activamente con diversas instituciones internacionales y autoridades nacionales para ayudar a coordinar la respuesta mundial.

Fuente Comunicado de Prensa Banco Mundial

Página 3 de 18

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter