Caída récord de la actividad comercial en el sector servicios español. Datos PMI

La economía del sector servicios de España registró contracciones sin precedentes con respecto a la actividad y los nuevos pedidos en marzo, ya que muchas empresas se vieron obligadas a cerrar temporalmente o tuvieron dificultades para realizar negocios frente a la pandemia de COVID-19 y las medidas del gobierno decretadas para controlar el brote.

Ante la disminución de las cargas de trabajo y la considerable incertidumbre sobre el futuro, muchas empresas recortaron los gastos operativos siempre que les fue posible, incluso recurriendo a medidas de despido.

El Índice de Actividad Comercial, basado en una pregunta en la que se solicita a las empresas que comenten sobre la evolución de su actividad con respecto al mes anterior, cayó muy por debajo del nivel de ausencia de cambios de 50.0 en marzo. Al situarse en el nivel 23.0, casi 30 puntos por debajo del índice 52.1 registrado en febrero, el Índice de Actividad Comercial señaló una caída sin precedentes.

La actividad se redujo debido a una paralización generalizada de la demanda de servicios y de la actividad económica en general relacionada con la pandemia de COVID-19, tanto dentro de España como en los mercados de exportación clave. La encuesta de marzo mostró que el consecuente declive de los nuevos pedidos en general fue, sin duda alguna, el más fuerte registrado en más de 20 años de la historia del estudio. Los nuevos pedidos procedentes de clientes del extranjero disminuyeron al ritmo más fuerte desde que los datos de exportación se recopilaron por primera vez en septiembre de 2014.

Analizando los subsectores, el sector de Hoteles y Restaurantes estuvo especialmente afectado, ya que la actividad y las ventas fueron considerablemente más bajas en línea con los cierres generalizados decretados para controlar el brote de COVID-19. Solo las empresas de Intermediación Financiera registraron un leve incremento de la actividad, y el resto de las categorías registraron contracciones sustanciales.

Ante la disminución sin precedentes de la actividad y de los nuevos pedidos, las empresas del sector servicios español se mostraron, como era de esperar, preocupadas por el futuro. La confianza con respecto a los próximos doce meses cayó bruscamente a un nivel nunca observado en la historia del estudio. Las empresas indicaron una preocupación considerable sobre el impacto a largo plazo que la pandemia de COVID-19 pueda tener en la actividad, la inversión y el empleo durante los próximos doce meses.

A raíz de este alto nivel de incertidumbre, junto con caídas severas en las cargas de trabajo, tal y como lo demuestra el Índice de Pedidos Pendientes de Realización al registrar un declive récord, muchas empresas optaron por reducir sus plantillas en marzo. La tasa de destrucción de empleo fue la segunda más rápida registrada por el estudio hasta la fecha, solo superada por el declive observado en el apogeo de la crisis financiera en febrero de 2009.

La disminución del empleo ayudó a reducir la presión sobre los gastos operativos en marzo. Aunque siguen en alza, los precios pagados en general aumentaron solo ligeramente y a la tasa más débil en más de cinco años. No obstante, ante la fuerte caída de la demanda, muchas empresas optaron por disminuir sus tarifas en marzo. En consecuencia, se observó la mayor disminución general mensual de los precios medios cobrados por las empresas del sector servicios español desde abril de 2013.

Fuente IHS Markit

Comparta este artículo

Etiquetado como

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter