El crecimiento económico del sector manufacturero de la zona euro se ralentiza hasta su mínima de seis meses en agosto

El índice PMI final del Sector Manufacturero de la Zona Euro registra 61.4 en agosto (estimación flash: 61.5, dato final de julio: 62.8)

Los subíndices de producción y de nuevos pedidos caen de nuevo desde sus máximas del estudio registradas en marzo pasado

Las presiones inflacionistas disminuyen, pero siguen siendo sustanciales

*Datos recopilados entre el 12 y el 23 de agosto

A juzgar por los últimos datos del índice PMI®, la economía del sector manufacturero de la zona euro registró otra expansión marcada en agosto, aunque el impulso disminuyó de nuevo ya que el índice principal cayó hasta su mínima de seis meses. La lectura final del Índice PMI® del Sector Manufacturero de la Zona Euro de IHS Markit de agosto se situó en 61.4, ligeramente por debajo de su estimación flash precedente de 61.5 y del nivel registrado en julio (62.8). El ritmo de crecimiento en el sector se ha ralentizado por segundo mes consecutivo desde la expansión récord del estudio observada en junio pasado.

Los tres subsectores estudiados registraron mejoras pronunciadas, aunque más débiles, de las condiciones operativas durante el mes. Tal y como ha ocurrido durante los últimos doce meses, el crecimiento observado entre los fabricantes de bienes de capital continuó superando el de los productores de bienes de consumo y de bienes intermedios.

De todos los países de la zona euro cubiertos por el estudio, los Países Bajos registró una vez más el incremento más fuerte de las condiciones operativas manufactureras, a pesar de que el crecimiento se ralentizó hasta su mínima de cinco meses. También se registraron expansiones más lentas en Alemania, Irlanda, Austria y Francia.

Los datos de la encuesta de agosto fueron particularmente positivos para Grecia, que registró la lectura más alta del índice PMI del sector manufacturero desde abril de 2000. Mientras tanto, también se observaron expansiones aceleradas en Italia y España.

La producción de bienes en la zona euro continuó expandiéndose en agosto, tal y como ha ocurrido ininterrumpidamente desde julio de 2020. Aunque el ritmo de crecimiento fue el más débil en seis meses, en general aún fue fuerte y se situó muy por encima de la media histórica.

Las continuas mejoras en la demanda de productos de la zona euro apoyaron los sólidos programas de producción. Los nuevos pedidos en total aumentaron por decimocuarto mes consecutivo en agosto, mientras que los nuevos pedidos para exportaciones* también crecieron a un ritmo marcado. Los Países Bajos, Alemania e Italia registraron resultados especialmente satisfactorios con respecto a las exportaciones. No obstante, el ritmo de crecimiento de la demanda para exportaciones en la zona euro en general perdió impulso en agosto.

Hubo signos claros de fuertes limitaciones en la capacidad de los fabricantes de la zona euro, ya que los pedidos pendientes de realización aumentaron a un ritmo históricamente inédito con respecto de todo lo registrado antes de marzo pasado. Dicha acumulación se produjo a pesar de que las empresas volvieron a reducir los inventarios de productos terminados en los almacenes para poder cumplir con los pedidos.

Para impulsar la capacidad de producción los fabricantes aumentaron la fuerza laboral en agosto, continuando la tendencia de crecimiento del empleo que comenzó en febrero pasado. La tasa de creación de empleo fue solo modestamente más lenta que la máxima histórica registrada en julio.

Los plazos de entrega de los proveedores se alargaron considerablemente una vez más en agosto en medio de una fuerte demanda de materiales e insumos de producción, aunque el ritmo de alargamiento de nuevo se redujo ligeramente en comparación con el récord registrado en mayo pasado. Los datos más recientes mostraron que las empresas aumentaron drásticamente su actividad de compra en agosto. Por primera vez desde enero de 2019, los stocks de compras aumentaron, aunque solo levemente.

Mientras tanto, las presiones de los precios se mantuvieron obstinadamente elevadas a mediados del tercer trimestre. Una vez más, los costes de los insumos aumentaron sustancialmente en medio de los persistentes problemas en las cadenas de suministro y una fuerte demanda de insumos.

No obstante, los últimos datos mostraron la primera desaceleración en la inflación de los costes desde que los precios de los insumos comenzaron a subir de nuevo en agosto de 2020.

Se observó una tendencia similar en las tarifas cobradas, cuya tasa de inflación se mantuvo históricamente elevada tras la máxima del estudio registrada en julio, pero disminuyó por primera vez desde enero pasado.

Por último, los fabricantes de la zona euro señalaron en agosto un panorama optimista de cara a los próximos doce meses. El grado de sentimiento positivo fue fuerte, pero disminuyó por segundo mes consecutivo hasta alcanzar su nivel más bajo desde noviembre de 2020.

Comentario

Comentando sobre los datos del índice PMI final del Sector Manufacturero, Chris Williamson, Chief Business Economist de IHS Markit, subrayó:

“Los fabricantes de la zona euro informaron de otro mes de producción boyante en agosto, continuando la racha de crecimiento por decimocuarto mes consecutivo. No obstante, el problema principal fue nuevamente la falta de componentes, ya que los proveedores no pueden producir suficientes piezas o se enfrentan a una falta de capacidad en las entregas para satisfacer la demanda logística.

Estos problemas de suministro fueron la causa principal del déficit de producción manufacturera en relación con los pedidos en una magnitud no registrada previamente por el estudio, superando el déficit récord de veinticuatro años registrado en julio pasado.

En consecuencia, los precios de venta de las fábricas volvieron a subir fuertemente, aunque parte de la presión alcista se vio aliviada por una ligera atenuación de la inflación de los costes de los insumos, pese a que los precios de los materiales aún altos se sumaron a los demás problemas de los fabricantes.

Mientras tanto, el crecimiento del empleo se redujo solo modestamente desde su máxima histórica registrada en julio pasado, ya que los productores se mantuvieron enfocados en impulsar la capacidad operativa. No obstante, una caída en la confianza futura en agosto, vinculada al pico de la demanda, los problemas persistentes en las cadenas de suministro y la propagación de la variante delta, se suman a los signos de que tanto el crecimiento de la producción como del empleo han alcanzado su punto más alto".

Comparta este artículo

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter